Autoanly, nuevo centro del automóvil de la red de talleres multimarca Fixcar

Autoanly es el nuevo centro del vehículo de la red de talleres multimarca Fixcar, especialista en el ámbito de la mecánica, los neumáticos y especialista en Renault y Dacia, listo para dar un servicio integral y adaptado en Berja (Almería) a turismos, camionetas y 4×4, camión y agrícola.

A la cabeza de este nuevo proyecto, se ubica como jefe de taller Angélica Iglesias Rodríguez, especialista electromecánica en Renault y Dacia, con más de nueve años de experiencia y que viene a reivindicar la imagen de la mujer en un campo que históricamente ha sido territorio únicamente de hombres.

Situado en la calle Los Mayas, número 1 de Berja, el nuevo taller está atendido por personal enormemente cualificado para atender al parque automovilístico de la zona, presentando una apariencia de vanguardia que responde a la nueva fórmula de taller multimarca Fixcar amoldado al conductor actual.

Este nuevo establecimiento experto en neumaticos, mecánica y especialista en Renault y Dacia que termina de abrir sus puertas, reúne en sus instalaciones la más alta tecnología, como la más moderna maquinaria en reparación y mantenimiento del vehículo, adaptadas a los automóviles actuales, listo para ofrecer servicio de chapa y pintura, climatización, diagnosis y reparaciones electrónicas.Autoanly, nuevo centro del automóvil de Fixcar

Cuenta con una extensa gama de automóviles nuevos y de ocasión Renault y Dacia, como una variada oferta de neumáticos de las mejores marcas adaptadas a todo género de presupuestos, una completa selección de productos para el mantenimiento del vehículo. Fixcar es la opción que da máxima comodidad y velocidad por su flexibilidad y adaptabilidad en lo que se refiere a horarios, siendo Autoanly un sitio donde localizar soluciones globales para el vehículo.

En palabras de Angélica Iglesias: “La automoción va inyectada en sangre por decirlo así, desde pequeña he estado empapada en grasa, escuchando el estruendos de un motor, y jugando con tornillos y llaves. Siempre y en todo momento he tenido clarísimo que mi profesión iba a ser la de electromecánica y nunca nada ni absolutamente nadie me ha hecho mudar de trayectoria, cuando tienes una meta debes ir a por ella cueste cuanto cueste”.

“Comencé la F.P. en Almería, con unos profesores espléndidos que pusieron alas a mis sueños, con unos compañeros que se hicieron no amigos si no una parte de mi familia y en el momento en que me incorporé al planeta laboral proseguí formándome de la mano de Renault y logré la titulación de electromecánica por la marca. Siendo de este modo la tres mujer electromecánica de la marca Renault. Incluso de esta manera, prosigo formándome en la nueva tecnología que se marcha implantando en el vehículo, tanto de la marca Renault como de otras marcas, como es Seat, Volkswagen, Bmw, Nissan… De ahí vino el nuevo proyecto que hemos cogido de la mano de FIXCAR el que apoya al taller multimarca, abriendo un abanico de opciones laborales y con esto nuevas formaciones”, explicó.

La jefe de taller aseguró que de este nuevo proyecto, de la que es responsable, “tengo la sabiduría, la experiencia, y apoyo de la persona que me ha impulsado a continuar combatiendo por un sueño, que es mi padre, lleva en el ámbito del vehículo cuarenta años de los que la mitad ha sido representando la marca Renault. Mi padre es mi ejemplo a proseguir de lucha incesante y mi gran guía. Así, proseguimos combatiendo por los sueños y haciendo ver que en un planeta de hombres hay sitio asimismo para mujeres, y que las etiquetas las implantamos “.

 

Fuente:

http://www.merloactualidad.com.ar/2019/01/08/autoanly-nuevo-centro-del-automovil-de-la-red-de-talleres-multimarca-fixcar/

Los talleres que arreglarán tu coche antes de que se rompa

Los mecánicos podrán conectarse con el vehículo en tiempo real, rodeados de nuevas tecnologías que realizarán un diagnóstico remoto sobre el estado del auto e incluso podrán predecir averías

Antonio Gómez (Jerez de la Frontera, 1966) recuerda cómo su padre era capaz de detectar un fallo en un coche escuchando el sonido del motor. “Ahora ya no suenan… al menos los de última generación”, dice con sorna. Este mecánico, convertido en empresario con tres negocios en Alcalá de Henares (Madrid), ha vivido la transformación de este sector. En los últimos 30 años ha visto la llegada de los primeros osciloscopios (instrumento para la medición y visualización de señales electrónicas) y los sistemas de cómputo que con un clic detectan alguna avería.

El taller de toda la vida calienta motores ante una nueva época. Ahora el camino lo marcan los instrumentos de diagnosis remota, gestión telemática de los vehículos y sistemas predictivos que se adelantan a las averías. Todo ello aderezado con soluciones de big data e Internet de las Cosas, almacenamiento de información en la nube, aplicaciones con IA y fabricación de recambios con impresoras 3D. En resumen: chapa y pintura para un sector obligado a reinventarse.

Diagnóstico a distancia

“El taller 4.0 es una realidad”, dice Venancio Alberca, fundador y CEO de Cojali. Esta empresa, creada en 1991 en Campo de Criptana (Ciudad Real), ha abrazado con ímpetu la revolución tecnológica. La firma —que se inició fabricando sistemas de refrigeración para camiones y autobuses— ha desarrollado un programa de diagnosis remota capaz de detectar cualquier avería en tiempo real. “Es parecido a lo que tienen los coches de Fórmula 1”, comenta Alberca. Así, los gestores de las flotas, los mecánicos y los conductores pueden estar al tanto (a través de su móvil u ordenador) de lo que sucede en el vehículo, de la que se puede extraer información como la presión de los neumáticos, el estado de la batería, los frenos y el motor. Pero Cojali quiere ir más allá.

El próximo año empezará a hacer análisis predictivos de fallos. Para ello se valdrá del análisis de datos almacenados en su nube. “Esto ahorra muchos costes para los dueños de los vehículos. No es la panacea, pero ayuda a que tengamos información en tiempo y forma para tomar decisiones”, destaca. La compañía, que opera en más de 100 países, ha lanzado su diagnosis remota en España, Francia, Italia y Portugal. En 2019 llegará a una docena de naciones.

Nadie quiere quedarse atrás. El negocio de la posventa es jugoso. Asciende a 240.000 millones de euros en la UE, el segundo mercado más grande del mundo tras EE UU, según McKinsey. Una cifra nada despreciable y de la que todos quieren un trozo. Bosch, por ejemplo, ha lanzado un servicio de análisis predictivo que recaba la información del vehículo: estado de la batería, filtro de combustible y sistema de frenado. A partir de un análisis de los datos notifica al conductor el estado del coche y le indica si una pieza tiene que ser reemplazada.

Ruedas omnipotentes

También diversas empresas, entre ellas los fabricantes de autos, han desarrollado sistemas de diagnosis temprana para que el cliente pueda saber cuándo hay que ir a un taller. Y los gigantes del caucho, como Goodyear, trabajan en neumáticos inteligentes que registren los datos sobre la temperatura y presión de la goma.

La velocidad de acoplamiento a las nuevas herramientas, sin embargo, no es igual para todos. “Adaptarse no es sencillo. Requiere tiempo, dinero y formación”, argumenta Xavier Iraragorri, representante de la Comisión Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (Cetraa). El sector de los talleres está integrado por unas 43.000 empresas que en su mayoría son compañías familiares con menos de cuatro trabajadores, según las cifras de la Federación Española de Empresarios de Automoción (Conepa).

“Es un sector de pequeñas y medianas empresas que ha podido capear casi todos los cambios tecnológicos y las crisis económicas”, indica Nuria Álvarez, de Conepa. Pero quizás este último vendaval pueda marcar un antes y un después. “Están inmersos en una lucha por sobrevivir en un sector muy competitivo”, añade. A pesar de ello, Álvarez cree que aún hay margen para hacer negocio, debido a la antigüedad de los vehículos. La edad media del parque en el país no para de aumentar. Muchos de los coches que, por edad y estado, deberían achatarrarse siguen en uso y hacen que, en el caso de los turismos, ya se superen los 12 años de media.

A pesar de ello, Gómez, el mecánico jerezano, no se fía. Está cursando un grado superior en sistemas de información, dentro de la rama de la ingeniería, en la UNED. “No hay duda alguna de que es importante una actualización”, asegura. Su objetivo es poder entender el análisis de datos. “Porque en el futuro habrá menos tuercas y más teclados”, advierte.

 

Tomado de: www.retina.elpais.com

Autor: Óscar Granados

El concesionario del futuro busca chapistas y pintores de toda la vida

Vendedores y talleres de coches adaptan el perfil de sus empleados a internet y a la electromecánica, pero les cuesta encontrar expertos en carrocería.

Como otros muchos sectores industriales, el mundo del motor está sometido a una constante evolución, que obliga a fabricantes, vendedores y reparadores a adaptarse a los nuevos tiempos. El signo de los nuevos tiempos afecta también al perfil de trabajadores que requieren los concesionarios y talleres. Las nuevas motorizaciones y el cambio en los hábitos de compra del cliente final han impulsado especialidades como losingenieros informáticos, los mecánicos especialistas en electrónica o vendedores con un profundo conocimiento del entorno ‘online’. Pero el concesionario del futuro también busca -y muchas veces no encuentra- trabajadores especializados en labores que siempre han acompañado al sector del automóvil.

«Los mecánicos abundan, pero sí que existe una clara dificultad para contratar a chapistas y pintores. No hay cantera para este tipo trabajo, porque es muy manual. Y un buen chapista sólo lo es cuando ha acumulado cierta experiencia, muchos años de trabajo», asegura José Luis Gata, responsable del mercado posventa de Solera, multinacional experta en soluciones de alto contenido tecnológico en torno al vehículo.

Jon Lekue, gerente de Autonervión y presidente de la Asociación de Concesionarios de Bizkaia, confiesa que personalmente no ha tenido problema a la hora de contratar a este tipo de profesionales, aunque admite que colegas de otras comunidades autónomas sí los han padecido. «El problema es que, como digo yo, todo el mundo quiere ser el mecánico de Fernando Alonso. Lo otro, la carrocería, es más artesanal. Y al que le gusta, le gusta mucho», dice.

Quizá la menor carencia de estos profesionales se debe al modelo de FP Dual, más arraigado en Euskadi que en otras zonas del Estado. Un sistema que permite a estudiantes del grado de automoción combinar sus estudios con prácticas en concesionarios y talleres de reparación. Es lo más parecido que hoy día puede encontrarse a la ya extinguida figura del aprendiz. Cristina García, gerente de Sertisa -concesionario oficial de la marca Citroën- admite que no tienen dificultades para incorporar a jóvenes en prácticas. «Pero nos cuesta un montón encontrar a profesionales con experiencia. Necesitamos a gente resolutiva, que ya nos vaya produciendo», dice.

Los profesionales del sector de la automoción no creen que la menor popularidad de la rama de carrocería, en contra de lo que sucede con la de mecánica, se deba a una cuestión de salarios. Ambos están incluidos en el convenio sectorial de la siderometalurgia. Y aunque es cierto que un oficial joven de primera puede partir con un salario de 16.500 euros anuales, muchos concesionarios y talleres ofrecen sueldos por encima de convenio. Así, no es raro que un chapista o pintor con cierta antigüedad alcance un salario de 30.000 euros anuales. «Debido a la evolución de los coches, muchos talleres pequeños están cerrando. La mecánica ha pasado a un segundo plano. La máquina es la protagonista. Y los talleres tienen un parque de clientes bastante viejo. De ahí tendrían que salir profesionales experimentados en carrocería, pero…», lamenta García.

Electromecánicos y comerciales proactivos

Esa mayor sofisticación de los coches ha impulsado la rama de la electromecánica. «Es el que te diagnostica lo que tiene el coche. Tú puedes encontrar fácilmente un mecánico para hacer el mantenimiento básico, el cambio de aceite o de ruedas. Pero encontrar a alguien que sepa de electrónica, informática, capaz de diagnosticar una avería en los coches más nuevos, que cuenta con más de 30 unidades de control electrónicas, no es tan fácil», cree José Luis Gata.

Hace unas semanas la patronal de los concesionarios, Faconauto, anunciaba que sus establecimientos asociados necesitaban cubrir 7.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos meses. Incluso ha habilitado un portal de empleo específico. «Se tienen que rejuvenecer las plantillas, menguadas por los años de crisis. Son muchos los perfiles demandados: chapistas, asesores posventa, administrativos, contables…. Muchos demandan también ingenieros informáticos, por el desarrollo de la venta ‘online’», subraya Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto.

Jon Lekue corrobora que se echa en falta perfiles «de marketing y ‘community manager’, habituados a trabajar en internet y redes sociales. Antes la gente acudía una media de seis veces al concesionario antes de comprar el coche. Y ahora, como mucho dos o tres». Y es que los clientes «básicamente vienen a negociar el precio», añade Morales. Por eso concesionarios como Sertisa buscan profesionales «que se dediquen exlusivamente a la gestión de los contactos que nos entran por la página web. Es un perfil totalmente nuevo». O el de auxiliares de fotografía, encargados de nutrir la parte gráfica de las páginas web de los concesionarios.

Pero también -y aquí pasa como con los carroceros- se requieren comerciales, vendedores de toda la vida, «que demuestren compromiso y proactividad. Parece algo tópico, pero comprobamos que hay mucha rotación en ese tipo de empleados», dice Jon Lekue.

 

Autor: Jorge Murcia

Tomado de: www.elcorreo.com